viernes, 22 de marzo de 2013

REFLEXIONES.



Simón Bolívar  el libertador sudamericano, dijo: "Solo un soldado novato cree que todo esta perdido tras ser derrotado por primera vez". Durante estas semanas que vendrán  antes de Semana Santa,  Pelacanyons tendrán la oportunidad de apurar estos días antes de viajar a Pirineos, habrá tiempo para asimilar o intentar trabajar lo que no hayamos aprendido. Trabajar para cubrir los puntos débiles porque los descensos aquí pueden ganarse antes de llegar al terreno.

Descubrir nuestros propios fallos, no solo contribuirá a que nos recuperemos del mal papel, también sera la terapia para una recuperación psicologíca. Volver a descender un barranco en época de lluvias nunca es fácil  sobre todo cuando los barrancos han percibido una debilidad que seguro que les envalentona.

Hay pocos terrenos donde la psicología tenga un papel tan devastador como en el barranquismo. Tal vez porque hay mucha presión cuando ves un gran caudal, en el entorno familiar (hijos, pareja, etc...) y amigos que te exigen descender lo mas rápido posible. Sin olvidar tu propia autocritica. 

Y entonces, por mucho que alguno de nosotros intentemos minimizarla  la importancia de la psicología no puede desestimarse. Todo el talento y técnica con pedigri que tengamos requieren fortaleza para desarrollarse y valor para ponerlos en practica.

Prepararse exige la capacidad de automotivarse. Y en esto nada podremos hacer, pues mas que lo propongamos, pues ya lo hemos intentado creando un genero original y muy discutido: la desconfianza y a la memoria de los que no estan. Por eso me apego fielmente a la frase de que cada maestrillo tiene su librillo. Satanizar es un desahogo gratificante y divertido para algunos. Al encontrar al villano todopoderoso, el mundo se aclara. No, el barranquismo no va de esto.

Os dejo un vídeo documental sobre el descenso de barrancos en EE.UU. Emociones, aventura pero sobre actitud.




Enlaces de interés:






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada